martes, 21 de febrero de 2017


OTRAS LEYENDAS DE LA

CASA DE PILATOS

          No todas las leyendas que se han creado sobre este palacio, están relacionadas con Poncio Pilatos, las hay diversas y de curiosidad extrema, como es el caso de las que cuento a continuación.


            EL GALLO DE LAS NEGACIONES DE SAN PEDRO.

          Conocemos el viaje que Don Fadrique Enríquez de Ribera hizo a Tierra Santa, y el Vía Crucis que a su regreso instauró entre el palacio y la Cruz del Campo, que dio origen al nombre de “Casa de Pilatos”.

          Pero la imaginación popular va mucho más lejos, cree que en este viaje, Don Fadrique adquirió las cenizas del gallo que cantó cuando San Pedro negó por tres veces a Jesús.


                                                   EL GALLO DE LAS NEGACIONES.


           Por ello en uno de los tramos de la monumental escalera, podemos ver la pintura de un gallo en un pequeño nicho, donde según la tradición, se guardaron las cenizas de aquella histórica ave.

        
              LAS CENIZAS DE TRAJANO.
            Esta otra muy interesante leyenda, refiere que a Per Afán Enríquez de Ribera,(1509-1571) primer Duque de Alcalá, Virrey de Nápoles y sobrino de Don Fadrique Enríquez de Ribera, le regaló el Papa Pio V una costosa urna que contenían las cenizas del Emperador Trajano.

          Tan valiosa posesión fue enviada a su “Casa de Pilatos” en Sevilla, donde se colocaron en el lugar más destacado de la biblioteca.

          Allí estuvieron, hasta que un sirviente en un descuido al limpiar la urna, dejó caer las cenizas en el jardín, desde entonces la leyenda afirma que en estos terrenos se encuentran esparcidos los restos de este Emperador sevillano.

            LA CABEZA DEL REY DON PEDRO.
           En una de las paredes del patio del Apeadero, se encuentra colgado un busto de piedra con la cabeza de este rey.



          Dice la tradición que estamos ante la primitiva cabeza, que este monarca, a raíz de los sucesos del Candilejo  mandó colocar en la calle Cabeza del Rey Don Pedro, donde estuvo colocada hasta 1630, año que fue sustituida por el actual busto de medio cuerpo.[i]

          Don Fernando Afán Enriquez de Ribera Tercer Duque de Alcalá[ii],(1583-1637) la adquirió para colgar en su palacio la cabeza de un enemigo secular de la familia Enríquez.[iii]

             Las causas y motivos de la enemistad de los Enríquez con el rey Don Pedro según las crónicas fueron  las siguientes:

          El linaje de los Enríquez se inicia en Alonso Enríquez de Castilla, cuyo padre Don Fadrique Alfonso de Castilla, Maestre de Santiago, murió asesinado en en los Reales Alcázares de Sevilla por orden de su hermanastro el rey Don Pedro, Alonso tenía tan solo seis años.

          De mayor en la primera guerra civil castellana, luchó contra su tío el rey Don Pedro, al lado de su otro tío Don Enrique de Trastamara.



             LA MUJER BARBUDA.

          Esto no es leyenda, es un hecho real tan interesante que vamos a contar su historia.

          En una pequeña estancia de la planta baja, encontramos un retrato de “la mujer barbuda”.  Este que vemos es una copia en cerámica, el óleo original se encuentra en el Museo del Prado.




          Don Fernando Afán Tercer duque de Alcalá, era un gran coleccionista de obras de arte, sintiendo predilección por las dedicadas a personas con defectos corporales. 

         Siendo Virrey de Nápoles, en 1631 encarga al pintor José de Ribera conocido como “el españoleto” el retrato de Magdalena Ventura, considerada en su tiempo por su copiosa barba y rasgos masculinos como un fenómeno de la naturaleza.

             El cuadro obra maestra de la pintura, representa a esta mujer  napolitana de 52 años que padecía de hirsutismo en su lado más humano, la retrata junto a su resignado esposo y amamantando a su recién nacido hijo. Es tanto el grado de hirsutismo, que diréis como digo yo, más que mujer con barba, parece hombre con pecho de mujer.

           La enfermedad de hirsutismo, se caracteriza por una excesiva producción de vello en cara, brazos y resto del cuerpo, unido a una virilización y desarrollo de caracteres masculinos en la mujer.



           Ya conocemos de donde proviene el nombre de “Casa de Pilatos” asi como otras de sus leyendas, mañana lo dedicaré a visitar el palacio.



[i]   VÉASE EN ESTE BLOG: LEYENDA DEL CANDILEJO Y CABEZA DEL REY DON PEDRO PUBLICADAS RESPECTIVAMENTE  EL 4 Y 14 DE JULIO DE 2016.

[ii]     SU ESTATUA SE ENCUENTRA ENTRE LOS DOCE SEVILLANOS ILUSTRES SITUADOS EN LA FACHADA LATERAL  DEL PALACIO DE SAN TELMO.

[iii]     VÉASE EN ESTE BLOG: LA PRIMITIVA CABEZA DEL REY DON PEDRO PUBLICADA EL 24 DE JULIO DE 2016.

sábado, 11 de febrero de 2017

LEYENDA DEL NOMBRE DE LA CASA DE PILATOS.


LEYENDA DEL NOMBRE DE LA

CASA DE PILATOS.



          He pasado unos días en el Museo de Bellas Artes admirando los óleos pintados por Zurbarán, y de nuevo me encuentro en la plaza de Pilatos ante el antiguo palacio de los Adelantados de Andalucía, actual residencia de los duques de Medinaceli, y popularmente conocido como “Casa de Pilatos”.

                                                ANTESALA DE ENTRADA A LA CASA DE PI LATOS A LA  DERECHA EL BALCÓN DEL ECCE HOMO.

          Este legendario nombre, al que quiero dedicar esta página, se encuentra muy vinculado al viaje de peregrinación que Don Fadrique Enríquez de Ribera primer Marqués de Tarifa, realizara  entre 1518 y 1520 a Tierra Santa y Europa.      

          Al regreso de este viaje, Don Fadrique reconstruyó y embelleció el edificio que habían  levantado sus padres Don Pedro Enríquez y Doña Catalina de Ribera en el siglo XV.

          El imaginativo pueblo sevillano, en la creencia de que Don Fadrique había edificado su palacio como una copia exacta del Pretorio de Poncio Pilatos en Jerusalén, comienza a identificarlo con el nombre de “Casa de Pilatos”. 

          La tradición afirma que el nombre de “Casa de Pilatos” es por el Vía Crucis que Don Fadrique, movido por su devoción y religiosidad, y queriendo  recordar para siempre lo vivido y sentido en los Santos Lugares, instauró en 1521 entre su palacio y el templete de la Cruz del Campo, creyendo  que era la misma distancia del recorrido que hizo Jesús con la Cruz sobre los hombros.  


                 ESTA CRUZ EN LA FACHADA DEL PALACIO SEÑALA LA PRIMERA ESTACIÓN DEL VIA CRUCIS.

          En este Vía Crucis, que sería el origen de la Semana Santa sevillana, la primera estación donde Jesús condenado a muerte es insultado y sacado entre burlas de la residencia de Pilatos, para iniciar su camino de sufrimiento hacia el monte Calvario, se sitúa en el interior del palacio

          Lo que hace que la voz popular comience a llamar al palacio “Casa de Pilatos”, y así se van bautizando diversas dependencias con nombres relacionados con el proceso a Jesús: gabinete de Pilatos; salón de los Jueces; capilla de la flagelación donde se encuentra la columna en la que se cree que Jesús fue azotado.
        O el balcón del Ecce Homo, galería que podemos ver desde la plaza, en ella y según la tradición, Pilatos presentó a Jesús coronado de espinas, azotado, y cubierto con manto púrpura ante el pueblo judío, exclamando ¡Ecce Homo, he aquí el hombre!.

          En la actualidad y desde 1986 el Vía Crucis se realiza en el interior del palacio el primer viernes de cada mes de marzo.

         

          Muchas son las leyendas que guarda este antiquísimo edificio,  y a ellas les voy a dedicar el próximo escrito. 








viernes, 3 de febrero de 2017

ZURBARAN EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE SEVILA.


ZURBARAN EN EL MUSEO

DE BELLAS ARTES DE SEVILLA.

       Pasear por las distintas salas de este Museo, contemplando las esplendidas obras de artes de grandes y afamados artistas es un verdadero lujo y placer.

          Siguiendo lo iniciado en días atrás, voy a continuar visitando a Zurbarán, del que la mayoría de pinturas que se exponen en este Museo se encuentran en salas de la primera planta.



ZURBARÁN EL NIÑO DE LA ESPINA.

          Una de las obras que más me gustan de este artista y que siempre me ha atraído es el óleo titulado “el Niño de la Espina”.           Esta sencilla composición se centra en el Niño Jesús, que se coge el dedo del que sale una gota de sangre, por haberse clavado una espina de la corona que estaba haciendo y que tiene sobre sus rodillas.

          La iluminada cabeza, muestra un rostro pensativo, quizás presagiando los profundos sufrimientos que le esperan.

          El ambiente de la escena se complementa con unos interesantes elementos, como la túnica gris con grandes pliegues, la cortina roja y el artístico bodegón compuesto por un jarrón de cristal con flores, un pájaro y un libro.

          Tres son los Crucificados que se exponen, y que sobrecogen por su realismo,  dos que alzan la cabeza en el momento de expirar,  y otro muerto con la cabeza sobre el pecho.



CRUCIFICADO EXPIRANDO.

          Continúo deambulando por la sala admirando sus obras, entre las que se encuentran la Virgen del Rosario, diversos Santos y Padres de la Iglesia, hasta llegar ante el conjunto que pintara para el Monasterio de la Cartuja de Sevilla, formado por: “La Virgen de los Cartujos”, “San Hugo en el refectorio” y la “Visita de San Bruno a Urbano II”.



SAN HUGO EN EL REFECTORIO.

          De estos cuadros llenos de detalles artísticos, siempre me ha llamado la atención los matices y variaciones del blanco de los hábitos, color que consigue con la genial maestría de un pintor considerado “virtuoso del blanco”.



SANTAS TALLER DE ZURBARAN.

          Finalizo el paseo con las santas. Muchas fueron las esplendidas series de santas vestidas con suntuosos ropajes que realizó Zurbarán, era tanta la demanda que tuvo muchos imitadores, las que aquí se exponen atribuidas a su taller, proceden de la iglesia del antiguo Hospital de la Sangre[i].        

          Mi pluma es pobre para describir tanto arte y belleza, por ello permitidme un consejo, visitad el Museo.    

          Mañana continuaré por la Plaza de Pilatos.

         



[i]  ACTUAL SEDE DEL PARLAMENTO DE ANDALUCIA.

jueves, 26 de enero de 2017

FRAY DIEGO DE DEZA.


FRAY DIEGO DE DEZA.

EL ARZOBISPO Y EL LEÓN.





FRAY DIEGO DE DEZA. DETALLE DEL CUADRO LA APOTEOSÍS DE

SANTO TOMÁS DE ZURBARAN.

A fray Diego de Deza que figura arrodillado en el óleo pintado por Zurbarán titulado “la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino”[i] le voy a dedicar la página de hoy.

          Este fraile dominico (1443-1523) que fue preceptor del Infante Juan hijo de los Reyes Católicos, amigo y valedor de Cristóbal Colon ante la Corte, Inquisidor General, y Arzobispo, zamorano nacido en Toro, no es sevillano pero como si lo fuese, aquí vivió gran parte de su vida, ya que durante diecinueve años (desde 1504 a 1523) fue Arzobispo de Sevilla, era tan caritativo y generoso con los necesitados, que el pueblo le dio el apelativo de fray Diego “el bueno”.

          En nuestra ciudad falleció y fue enterrado, para honrar su memoria el municipio le tiene dedicada una calle[ii].

          Aquí en estas líneas, no me voy a extender en sus datos biográficos, solo me voy a referir a dos curiosas singularidades: Al león que tuvo como mascota y al hecho que su tumba en la Catedral se encuentre vacía.

          Fray Diego padecía la enfermedad de la gota, mal que le producía intensos dolores en las articulaciones y dedos de los pies, por desgracia en la época existían pocos remedios para su curación o alivio.

          Amigos  o deudos le regalaron un cachorro de león, en la creencia supersticiosa de que posando los pies sobre la piel del animal sentiría alivio o incluso podría curarse.

          El cachorro, que llevaba como lazarillo a todas partes, se había capado, quitado la dentadura y garras, fue criado por Deza que le daba de comer con su propia mano. Pasado los años y convertido en poderosa fiera que asustaba a todos los que se acercaban, le seguía mansamente y en las misas de la Catedral reposaba tranquilamente a sus pies.

          Curioso sería ver por las calles de Sevilla un arzobispo acompañado por un león como mascota.

           

            A su muerte el nueve de Junio de 1523, fue enterrado en la iglesia del Colegio de Santo Tomás de Aquino del que era fundador.

          Siglos más tarde en 1810, los invasores franceses, saquearon su suntuoso sepulcro en busca de posibles objetos de valor, profanando sus restos que se perdieron para siempre.

          A mediados del siglo, estando exclaustrado el Colegio por la Desamortización y convertido en cuartel, el Cabildo Municipal para evitar nuevas profanaciones, decide que el monumento funerario se traslade a la Catedral, quedando en 1884 instalado en la Capilla de San Pedro.

          Sobre la vacía urna, situada en el lado del Evangelio, la estatua yacente del prelado revestido de pontifical con mitra y báculo, y a sus pies sumiso como lo hacía en vida, su mascota el león.

          Por cierto esta capilla, además de una esplendida reja de cierre y unas artísticas vidrieras, contiene varias obras de Zurbarán, una Inmaculada y otras con escenas de la vida de San Pedro. 

          En los próximos días seguiré por el Museo contemplando los óleos de Zurbarán.

         



[i]       VÉASE LA ENTRADA “LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO”.

[ii]  LA CALLE FRAY DIEGO DE DEZA SE ENCUENTRA ENTRE LAS CALLES MARQUES DE PARADAS Y PEDRO DEL TORO.

miércoles, 18 de enero de 2017

BODAS IMPERIALES EN SEVILLA.


BODAS IMPERIALES EN SEVILLA.

ESPONSALES DEL EMPERADOR CARLOS I CON ISABEL DE PORTUGAL.



EL EMPERADOR CARLOS I  y V DE ALEMANIA. DETALLE DEL CUADRO

 LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO PINTADO POR ZURBARÁN.

          Voy a dedicar esta entrada al Emperador Carlos I de España y V de Alemania, no solo porque esté representado en el cuadro “la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino” de Zurbarán[i], óleo al que dedique la entrada anterior, sino porque el diez de Marzo de 1526 situó a nuestra ciudad en el centro del imperio, al celebrar en ella sus esponsales con la Infanta Isabel de Portugal.

          Sevilla en el siglo XVI se encuentra en todo su desarrollo y esplendor, estando considerada capital del Nuevo Mundo y una de las ciudades más importantes de Europa.

          Pero Sevilla, además de grandeza tiene magia y embrujo, un matrimonio que se había concertado por razones de estado, aquí en el marco incomparable de los Reales Alcázares, escenario de grandes amores, se convertirá en una intensa historia de amor.

          Fueron varias las candidatas para casarse con el Emperador, el monarca más poderoso de Europa[ii], pero definitivamente por razones políticas y económicas, la elegida fue la infanta Isabel de Portugal que además de su belleza, aportaba una cuantiosa dote y tenía la edad ideal (23 años) para concebir un futuro heredero, de hecho fue la madre de cinco infantes, entre ellos  Felipe II que sería el sucesor del imperio “donde no se ponía el sol”.

          Los novios, que no se conocían personalmente, se casaron por poderes en el palacio de Almeirin (Portugal) tras haber llegado desde el Vaticano la dispensa papal, permiso necesario para el casamiento, por el impedimento para casarse que existía entre ellos por su parentesco de primos hermanos.

          Sus madres, hijas de los Reyes Católicos eran hermanas, Doña Juana de Castilla (la Loca) madre de Don Carlos  y Doña María de Aragón de la Infanta Isabel.

          Unos días después de celebrado el matrimonio y terminados los festejos, el treinta de Enero de 1526 la Emperatriz Isabel parte con su séquito para Sevilla, donde se celebrara la ceremonia nupcial, ciudad a la que llega el tres de Marzo y en los Reales Alcázares esperara a su esposo el Emperador.

          Don Carlos llega el diez de Marzo, siendo recibido al igual que lo fuera la Emperatriz, por la nobleza, clero y autoridades.

          La solemne entrada, con la diferencia entre uno y otro de una semana, la realizan por la Puerta de la Macarena, recorriendo la calle Real hasta llegar primero a la Catedral y más tarde a los Alcázares, durante el trayecto engalanado por siete arcos triunfales[iii] en los que se ensalzan las virtudes del Emperador, son aclamados por todo el pueblo sevillano que los recibe con grandes muestras de alegría.   

          En los Alcázares al verse por primera vez, quedan profundamente enamorados con una pasión que duraría 13 años, hasta 1539 con el fallecimiento de Isabel, tanto la quiso que no volvió a casarse.

          Los desposorios por palabra de presente, se celebran el mismo día diez oficiando el Cardenal Salvioti legado del Papa Clemente VII. 

          Durante los dos meses de luna de miel en Sevilla, hasta el 23 de Mayo que marchan hacia Granada, vivirán su profundo amor, de noche juntos en sus aposentos, de día paseando por los jardines bajo el embrujo de la primavera sevillana.

          Este enlace fue la ocasión y motivo, para que el Consistorio Municipal, decida construir en la Plaza de San Francisco, anexo al convento del mismo nombre, un edificio acorde con tanta  grandeza[iv].

          La próxima entrada irá dedicada a fray Diego de Deza que también se encuentra  representado en el cuadro la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino.











[i]       VÉASE EN ESTE BLOG LA ENTRADA TITULADA “LA APOTEOSIS DE SANTO TOMAS DE AQUINO”.

[ii]        ERA  EL REY CARLOS I  DE CASTILLA Y LEÓN Y EL EMPERADOR CARLOSV  DEL SACRO IMPERIO ROMANO GERMANICO

[iii]        UNA DETALLADA DESCRIPCIÓN DE LOS ARCOS TRIUNFALES SE PUEDE LEER EN LOS ANALES DE SEVILLA DE ORTIZ DE ZÚÑIGA.

[iv]   VÉASE EN ESTE BLOG LA ENTRADA TITULADA EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA I HISTORIA Y FACHADA RENACENTISTA PUBLICADA EL 15 DE JUNIO 2014.

martes, 10 de enero de 2017

ZURBARAN LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS.


ZURBARAN LA APOTEÓSIS

DE SANTO TOMÁS.

       Hace unos días estuve contemplando el monumento que a este pintor le tiene dedicada Sevilla en la Plaza de Pilatos.



ZURBARAN LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO.

          Hoy me encuentro en la planta baja del Museo de Bellas Artes de Sevilla sala V[i], aquí en un mismo testero, se encuentran tres magníficos óleos de Zurbarán titulados: “Cristo coronando a San José”, “el Padre Eterno” y “la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino”.

          A este último cuadro de armoniosa y bella composición, que pintara este artista para el desaparecido Colegio Mayor de Santo Tomás, le voy a dedicar estas líneas.

          Esta pintura de grandes dimensiones, 4,86 x 3,85 metros, realizada en 1631, es una exaltación del santo como Doctor de la Iglesia.

          En la parte superior o gloria se representa a Santo Tomás de Aquino bajo la paloma del Espíritu Santo, en el momento de recibir la inspiración divina para escribir su obra cumbre: La Suma Teológica, tratado en que expone la doctrina católica.

          Este santo nacido en Italia (1224-1274) dominico, filósofo y teólogo, declarado Doctor por la Iglesia en 1567, se encuentra flanqueado por los otros cuatros Doctores en aptitud de conversar: San Gregorio, San Agustín, San Jerónimo y San Ambrosio.

          Sobre ellos, en un lado el Dios Padre y el Dios Hijo con la Cruz, en el otro San Pablo y Santo Domingo.

            En el centro de la parte inferior o terrenal, un libro con los Estatutos, el pliego de la bula fundacional con la firma de Zurbarán, y un birrete o gorro de graduación, alusivo a que en este Colegio se formaban doctores en teología.

          A la derecha, de rodillas y con los ojos fijos en el Santo, del que era devoto, así como benefactor del Colegio, se encuentra Carlos V, ataviado como rey-emperador con manto, espada y ciñendo la corona del Sacro Imperio Germánico, tres personajes le acompañan.

          A la izquierda también arrodillado, mirando con devoción a Santo Tomás y acompañado por tres frailes dominicos, Fray Diego de Deza que fue Inquisidor General, protector de Cristóbal Colón, Arzobispo de Sevilla, y fundador en 1517 de este colegio sevillano de Santo Tomás, institución que alcanzó el rango universitario, germen de la actual Universidad sevillana.

          Es tan interesante la biografía de este religioso, e importante el hecho de que el Emperador celebrara sus bodas con Isabel de Portugal en nuestra ciudad, que voy a dedicarles las próximas entradas.       



[i]   EN ESTA SALA V ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LA MERCED, SE ENCUENTRAN LAS PINTURAS QUE MURILLO REALIZARA PARA LOS CAPUCHINOS DE SEVILLA. VÉASE EN ESTE BLOG: MURILLO Y LOS CAPUCHINOS PUBLICADO EL 6 DE DICIEMBRE 2015.
          TAMBIEN SE EXCIBEN EN ESTA SALA LA APOTEOSIS Y EL TRANSITO DE SAN HERMENEGILDO PUBLICADOS EL 28 DE DICIEMBRE 2015 Y 5 DE ENERO DE 2016.

martes, 27 de diciembre de 2016


LA PLAZA DE PILATOS.

LA ESTATUA DE ZURBARAN.

       

        Desde la calle Águilas llegamos a la Plaza de Pilatos, cuyo espacio está dividido en dos por un carril para el tráfico.        
          Una de las partes es la antesala de entrada a la Casa de Pilatos, que da nombre a la plaza y de la que hablaremos otro día.

                                                                                        LA PLAZA DE PILATOS.
          La otra a la que dedico el paseo de hoy, es un agradable espacio ajardinado con flores, árboles y bancos de cerrajería, las casas son residenciales de tres plantas, a mí entender me encuentro en una de las plazas más hermosas de Sevilla.


            ESTATUA DE ZURBARAN EN LA PLAZA DE PILATOS.
EN ESTAS DOS CARAS DEL PEDESTAL EL ARCO DE LA MACARENA
 Y SANTA CASILDA.
          Cerrada por tres de sus lados, en el centro se alza la estatua en bronce del insigne pintor Francisco de Zurbarán[i], realizada por el escultor Aurelio Cabrera en 1929, en el pedestal de piedra blanca hay grabados unos bajorrelieves muy curiosos, en ellos se representan a: Santa Casilda; la Torre del Oro; el Arco de la Macarena y el escudo de Fuente de Cantos Badajoz donde nació en 1598.
          Falleció en Madrid en 1664, siendo enterrado en la iglesia de los Recoletos Agustinos, que fue derribada en 1836 cuando la Desamortización de Mendizábal, por los que sus restos se encuentran perdidos.  
          Aunque en su producción artística tocó diversos temas, es en la pintura religiosa donde destaca con gran fuerza.
          Perteneció a la Escuela Sevillana del Barroco, muy vinculado a nuestra ciudad, gustaba de llamarse a sí mismo “maestro pintor de la ciudad de Sevilla”.
          Numerosos de sus lienzos fueron expoliados por los franceses y se encuentran repartidos por todo el mundo, pero gran parte de sus pinturas las podemos admirar en diversas iglesias, como en la cercana de San Esteban.
          El Museo de Bellas Artes de Sevilla contiene una valiosa y extensa muestra de su obra, a cuya contemplación voy a dedicar los próximos días.
           



         



[i] ENTRE LAS PLAZAS DE LA ENCARNACIÓN Y LA DEL POZO SANTO SE ENCUENTRA LA PLAZA DE ZURBARAN DEDICADA A ESTE PINTOR DESDE  1876. ESPACIO QUE MÁS QUE PLAZA ES LUGAR DE APARCAMIENTO.