jueves, 14 de junio de 2018

LA PLAZA DE MOLVIEDRO.


LA PLAZA DE MOLVIEDRO.





PLAZA DE MOLVIEDRO AL FONDO LA CAPILLA DEL MAYOR DOLOR,

LA JACARANDA EN TODO SU ESPLENDOR.

          Desde la calle Zaragoza, hay varias calles que nos llevan  a la Plaza de Molviedro[i] paseando por ellas he llegado a este bonito y tranquilo lugar adornado con farolas fernandinas y árboles de jacarandas, en el centro una cruz de forja sobre columna de mármol nos recuerda la pequeña ermita que en este mismo lugar existió, y que fue derribada cuando la construcción de la actual capilla de Nuestra Señora del Mayor Dolor, sede de la Hermandad de Jesús Despojado.

          Toda esta zona, que formó parte de la Laguna de la Pajería así como del barrio de la Mancebía, fue remodelada l[ii] (incluida la capilla) por el arquitecto e ingeniero Don Manuel Prudencio de Molviedro a finales del siglo XVIII, a cuya memoria se rotula desde 1840 la conocida antiguamente como Plaza o Compás de la Laguna.

          Desde  siempre, las referencias de Laguna a esta plaza y calles adyacentes han despertado mi curiosidad, y como el tema es de urbanismo histórico y muy interesante, le voy a dedicar estas líneas.



AZULEJO SITUADO EN LA PLAZA DE MOLVIEDRO.

          Nos tenemos que remontar a tiempos muy remotos, cuando el Guadalquivir, que ha estado ahí siempre, incluso antes que la propia ciudad, al llegar a la Barqueta se bifurcaba en dos brazos, el principal que seguía su curso, y el oriental que bajando por la calle Calatrava hasta la Alameda de Hércules, continuaba por Trajano, Amor de Dios, Sierpes, Plaza Nueva, hasta el Arenal donde desembocaba de nuevo en el cauce madre.

          Así siguió durante siglos, hasta el VI d. de C. en época visigoda, cuando el rey Leovigildo en guerra con su hijo Hermenegildo[iii] que se había rebelado contra él y hecho fuerte en Sevilla, cercó la ciudad y se cree que para la población no recibiera ayudas ni abastecimiento de aguas, cegó con un muro en la Barqueta  este brazo menor del rio.

          De este cause ya desecado quedaron en dos depresiones del terreno, unas bolsas de agua conocidas como Laguna de la Feria en la Alameda de Hércules[iv], y otra en los terrenos por donde estoy paseando  nombrada Laguna de la Pajería.

          Esta de la Pajería, que se extendía aproximadamente entre las Plazas Nueva y Molviedro, desapareció en la remodelación urbanística de todo este sector comentada en párrafos anteriores.

          Posiblemente no os sea habitual el pasar por esta bella plaza, os aconsejo venir en Semana Santa, es indescriptible la emoción que se siente al  contemplar el Domingo de Ramos, la salida o entrada de la Hermandad de Jesús Despojado al son de la marcha “COMPÁS DE LA LAGUNA” interpretada por la Agrupación Musical Virgen de los Reyes.       

          Otro de los episodios históricos de este enclave del Compás de la Laguna, es que en sus calles estuvo instalado el barrio de la Mancebía, pero ello lo dejaremos para el próximo escrito.

   




[i]          EN LA PUBLICACION ANTERIOR HE COMENTADO LA HISTORIA DE ESTAS CALLES.

[ii]       LOS PLANES DE URBANISMO DE ESTA ZONA Y OTRAS DE SEVILLA SE DEBEN A LA INICIATIVA DEL ASISTENTE DE SEVILLA  DON PABLO DE OLAVIDE.

[iii]   SOBRE SAN HERMENEGILDO VÉASE EN ESTE BLOG: LA PUERTA DE CORDOBA Y SAN HERMENEGILDO PUBLICADO  EL 1 DE MARZO 2014. Y  APOTEOSIS DE SAN HERMENEGILDO PUBLICADO EL 28 DE DICIEMBRE DE 2015.

[iv]      VÉASE EN ESTE BLOG: LAS COLUMNAS DE LOS HERCULES PUBLICADO EL 13 DE DICIEMBRE DE 2013.

martes, 5 de junio de 2018

PASEANDO POR LA ANTIGUA PAJERÍA.


PASEANDO POR LA ANTIGUA PAJERIA.

      

       Entre la calle Pajería, actual Zaragoza, y la Plaza de Molviedro, hay una serie de calles tranquilas y de poco transito, que formaron parte de la Pajería y de la  Mancebía, calles situadas en la zona de la laguna formada al desecarse el brazo oriental del Guadalquivir, que con las reformas urbanísticas del Asistente Don Pablo de Olavide y el arquitecto Don Prudencio de Molviedro en el siglo XVIII toman el aspecto actual.



          La primera por donde entramos, está dedicada a Doña Guiomar Manuel noble dama sevillana descendiente del rey San Fernando, muy generosa con los necesitados y con la propia ciudad a la que aportó caudales para mejorar sus calles.

          Para aliviar la vida de los presos de la Cárcel Pública mandó reedificarla de nuevo, llevando a ella el agua en cañerías y fuentes.

          Falleció en Noviembre de 1426, siendo al igual que sus padres enterrada en nuestra Catedral, a la que había ayudado con grandes sumas para su construcción.



CALLE FRAY BARTOLOME DE LAS CASAS.



          Fray Bartolomé de las Casas (Sevilla 1484-Madrid 1566) sevillano, dominico, cronista, estadista, historiador, teólogo, obispo, está considerado como símbolo de la tolerancia, y precursor en la defensa de la igualdad de derechos humanos.

          La colonización de los territorios del Nuevo Mundo, se basó principalmente en “la encomienda”, institución que consistía en la concesión por parte de la corona de un determinado número de indios a un súbdito español “encomendero”, que a cambio de cuidarlos y evangelizarlos, recibían de estos su trabajo, aunque en la mayoría de los casos la encomienda se convertía en una esclavitud con mano de obra forzosa y abusos, sin ningún tipo de derechos.

          Fray Bartolomé, llega por primera vez al Nuevo Mundo en 1502 junto con su padre, años más tarde al poco de ordenarse sacerdote, renuncia a una encomienda que tenía concedida, dedicando su vida a luchar contra la opresión y la esclavitud de los nativos.

          En sus viajes por el Nuevo Mundo, como religioso trata de evangelizarlos y ayudarles a salir de la esclavitud, en España mantiene debates públicos con personas de ideas opuestas, al tiempo que escribe y manda memoriales a la corona, donde pide que se dicten leyes para una colonización pacifica y que respete los derechos de los indios.

          Entre sus muchas obras se encuentra la “Brevísima relación de la destrucción de las Indias“ al leerla se comprueba las muchas razones que tuvo para  defender a una raza oprimida.



          Esta calle de Padre Marchena esta rotulada a la memoria de nuestro paisano el franciscano Antonio de Marchena, cuyo nombre nos retrotrae a los años previos al descubrimiento del Nuevo Mundo.         

          Cristóbal Colon con su hijo Diego llega a Castilla, concretamente al Monasterio de la Rábida en la provincia de Huelva en la primavera de 1485, viene de Lisboa donde sus ideas y proyectos de llegar a las Indias por una nueva ruta, se tomaron con incredulidad y escepticismo.

          Aquí en el Monasterio encontró ayuda y comprensión de los monjes, especialmente de fray Antonio de Marchena,[i] versado en geografía y náutica que lo cree y al que confía todas sus teorías y cálculos.

          Le cuenta sus proyectos de que navegando por el océano hacía el oeste debido a la redondez de la tierra, era posible llegar a las costas asiáticas, lo que no pudo prever Colon era que en medio de ese amplio mar estaba el continente americano.

          En la corte, los científicos y consejeros reales aconsejan a los monarcas rechazar sus ideas por quiméricas e inviables, el futuro Almirante de las Indias pasa unos años muy duros llenos de afrentas y pobreza. 

          Fray Antonio, le brinda una amistad que duraría años, además de prestarle su incondicional apoyo ante los Reyes, hasta conseguir  la aprobación a sus propuestas.

          De ello da fe la carta enviada a los monarcas, ya realizado el Descubrimiento, donde les dice: “Ya saben vuestras  Altezas que anduve siete años en su corte importunándoles por esto; nunca en todo este tiempo se halló piloto, ni marinero, ni filosofo, ni de otra ciencia que todos no dijesen que mi empresa era falsa, que nunca yo hallé ayuda de nadie, salvo de Fray Antonio de Marchena, después de aquella de Dios es eterno[ii].

          Aquí para terminar, os digo que Colon descubrió América, pero sin el apoyo de este fraile no hubiera sido posible.

          Nos quedan dos calles en esta zona, una estrecha, marginal y en forma de ele, dedicada al religioso, escritor y poeta Pedro de Quirós (Sevilla 1590-Madrid 1667).

          La otra más larga zigzagueante como  una zeta, a la memoria del político y concejal del ayuntamiento Don Adolfo Cuellar (Sevilla 1925-1999) abogado muy conocido por su defensa ante los tribunales de los trabajadores sevillanos.



[i]           OTRO FRANCISCANO DE LA RÁBIDA  QUE TAMBIEN LE AYUDÓ FUE FRAY JUAN PEREZ.

[ii]    LEIDO EN LA HISTORIA DE LAS INDIAS ESCRITA POR FRAY BARTOLOME DE LAS CASAS.       BIBLIOTACA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES.

domingo, 27 de mayo de 2018

LA CALLE ZARAGOZA.



LA CALLE ZARAGOZA.


         

          A la calle Pajería, conocida desde muy antiguo con este nombre porque en esta zona estuvo el antiguo mercado de la paja, se le puso en 1845 el nombre de Zaragoza, homenaje de Sevilla a la ciudad cuyos habitantes hombres y mujeres mantuvieron una gloriosa resistencia contra las poderosas fuerzas francesas en la Guerra de la Independencia. Quien no recuerda haber contemplado, la bella estampa de la joven e intrépida Agustina de Aragón prendiendo la mecha del cañón y disparando contra el enemigo francés.

           Nada más entrar, al inicio de la calle, se encuentra la casa-palacio del siglo XVI conocida popularmente como “La Casa de los Leones, en este edificio estuvo instalada durante muchos años la Escuela de Artes y Oficios, y actualmente restaurada es sede de dependencias de la Junta de Andalucía.

          Admiramos la bella portada de piedra de dos cuerpos, el inferior flanqueado por columnas corintias, en el superior un balcón con unas figuras de león a cada lado,  todo el conjunto se remata con un escudo nobiliario dentro de un frontón curvo.

          El interior es magnífico destacando el hermoso patio de columnas de mármol.



LA PORTADA DE LA CASA DE LOS LEONES.

          Pero sigamos por  esta calle larga y curvada, llena de casas señoriales con patios sevillanos y balcones con cierres de cristales, que nos llevará hasta la Plaza Nueva. 

          En el número 20, sobre la fachada de una hermosa casa convertida en restaurante, una lápida de mármol y bronce nos dice que allí nació (Sevilla 1861-Madrid 1924) el dramaturgo y poeta Juan Antonio Cavestany.



LÁPIDA A JUAN ANTONIO CAVESTANY.

               Una de sus obras más sevillana es el poema dedicado al Parque de María Luisa, escrito con la “grasia” y salero del acento andaluz, del que inserto unos versos.

Escuche usté, amigo:

¿Ha estao usté en Sevilla?

¿Ha visto usté el parque

de María Luisa?

¿Qué no lo conoce?

¿Qué no ha estao usté allí?
Pues…usté no sabe

lo que es un jardín.

No seño,

no lo sabe usté,

se lo digo yo. [i]

          Y hemos llegado casi al final de la calle, al número 60 donde se encuentra la conocida como CASA DE SANTA TERESA.

            Porque sí, la Santa de Avila  estuvo en Sevilla poco más de un año entre Mayo de 1575 y Junio de 1576.


         


CASA DE SANTA TERESA  CALLE ZARAGOZA.

                    Fue un mal año para ella, en Sevilla no se encontró a gusto, según sus palabras una ciudad de pecado donde el diablo anda suelto.                   

          Encontró dificultades por parte de las autoridades eclesiásticas sevillanas para fundar un convento de su Orden, misión para la que había venido, con la Inquisición tuvo problemas por falsas denuncias, a sus monjas tuvo que alojarlas en una precaria y húmeda vivienda arrendada en la calle Armas (actual Alfonso XII) y sobre todo el calor, acostumbrada a los fríos de las tierras castellanas, este la agobiaba y enfermaba.

          Pero entre tantas penurias, al final de su estancia tuvo algunas alegrías, el reconocimiento de Sevilla, la sentencia absolutoria de la Inquisición, y el ver instaladas a sus monjas en esta señorial casa-palacio de la calle Pajería, con zaguán, huertos y patio sevillano.

          El traslado de sus hermanas a esta esplendida casa se realiza en los primeros días de Junio de 1576, días después concretamente el 4 parte para su Ávila natal.

          Una placa en el zaguán nos la recuerda: “CASA DE SANTA TERESA, ASÍ LLAMADA POR HABER MORADO EN ELLA CONVENTUALMENTE CON LAS PRIMERAS RELIGIOSAS DE SU FUNDACIÓN DE SEVILLA, LA MÍSTICA DOCTORA, GLORIA DE ESPAÑA, REFORMADORA INSIGNE DE LA ORDEN DEL CARMELO EN EL AÑO DE 1576”.

          Pasados unos años, las monjas se trasladan definitivamente a su actual convento de la calle Santa Teresa en el bario de Santa Cruz.



         







[i]   ESTO ES UNA PEQUEÑA MUESTRA DE UN BELLO POEMA SOBRE SEVILLA Y SU PARQUE DE MARIA LUISA, ACONSEJO QUE LO LEAIS AL COMPLETO DIFRUTAREIS..

viernes, 18 de mayo de 2018

LA CALLE SANTAS PATRONAS.


LA CALLE SANTAS PATRONAS.



          Las Santas Justa y Rufina, a las que están dedicada esta calle, son copatronas de Sevilla junto a la Virgen de los Reyes[i]. Calle formada sobre la muralla que unía la Puerta de Triana con la del Arenal, era parte del antiguo Arrabal de la Cestería donde vivían los cesteros, gremio muy ligado al transporte de mercancías en el cercano puerto.



          Esta placa situada en la fachada de la casa nº 9 obra del arquitecto Aníbal González confirma que por aquí pasaba la muralla.

          Un hospital para enfermos pobres, bajo la advocación de las Santas Vírgenes Justa y Rufina, dio a esta calle el nombre de Vírgenes, hasta 1859 que se cambió al actual de Santas  Patronas.

          Justa y Rufina, fueron dos jóvenes hermanas sevillanas de 17 y 19 años de oficio alfareras, que para subsistir vendían sus cacharros de cerámica en un tenderete que montaban en el foro.   Corría el año 287 malos tiempos para los cristianos, los emperadores romanos los perseguían con extrema dureza y crueldad, ellas acusadas de ser cristianas y no adorar a los dioses paganos, fueron presas y martirizadas hasta la muerte, sin renunciar a su fe y convicciones religiosas.  

          En nuestra ciudad son muy veneradas gozando de gran fervor y devoción[ii].



AZULEJO DE LAS SANTAS JUSTAS Y RUFINA SITUADO EN EL NUMERO 48 DE ESTA CALLE.



SANTAS JUSTAS Y RUFINA DE MURILLO.

          Como vemos en el azulejo y en el cuadro de Murillo, la iconografía las representa con las palmas del martirio, cacharros de cerámica a sus pies y la Giralda entre ellas.

          Esta representación tiene su base popular en una leyenda que las considera protectoras de la Giralda, al creer que en el violento terremoto sufrido por la ciudad de Sevilla el Viernes Santo 5 de Abril del año 1504[iii], sujetaron la torre entre sus manos salvándola de caer y hacerse pedazos contra el suelo.





           







[i]    LA VIRGEN DE LOS REYES FUE PROCLAMADA PATRONA DE LA CIUDAD DE SEVILLA EL 15 DE AGOSTO DE 1946 POR EL PAPA PIO XII.

[ii]      SOBRE ESTAS SANTAS VÉASE EN ESTE BLOG: SANTA JUSTA Y RUFINA PUBLICADO EL 5 DE MARZO DE 2014.

        ESTE SEISMO SE CONOCE COMO EL TERREMOTO DE CARMONA DONDE TUVO SU EPICENTRO.

miércoles, 9 de mayo de 2018

PASEANDO ALREDEDOR DE LA PUERTA DE TRIANA.


PASEANDO ALREDEDOR  DE

LA PUERTA DE TRIANA.

       En el lugar donde estuvo la Puerta de Triana confluyen una serie de calles que con solo leer sus rótulos, nos informan claramente del personaje o suceso a quien están dedicadas.



            Esta ancha avenida, enlace principal con el barrio de Triana a través del Puente, está dedicada a los reyes: Isabel de Castilla (1451-1504) y Fernando II de Aragón (1452-1516).

          El título de REYES CATOLICOS, se los concedió en 1496 el Papa Alejandro VI, en homenaje a que su reinado estaba caracterizado por la protección y propagación del catolicismo.          

         Recordemos que decretaron la expulsión de los judíos, que repusieron el Tribunal de la Inquisición, con su primera sede en Sevilla en el convento de San Pablo, que conquistaron Granada, último bastión musulmán en la península ibérica.

          Con Sevilla, a la que visitaron en numerosas ocasiones, tuvieron un especial afecto, aquí en los Reales Alcázares nació su heredero el Infante Don Juan, y su primogénita la Infanta Isabel se casó en nuestra Catedral.

                                                                     
                                                      
ESTATUA DE JULIO CESAR EN LOS HERCULES DE LA ALAMEDA.

       Este personaje histórico (Roma 100 a.C.-44 a.C.)  al que se recuerda en esta calle, estuvo muy vinculado a Sevilla, cuando la dominación romana fue nombrado Magistrado de la Hispania Ulterior, y más tarde Pretor eligiendo Híspalis para establecer en ella su residencia.[i]

        Fortaleció las defensas ampliando el cerco de murallas, e hizo a Híspalis la capital de la provincia, elevándola a la más alta categoría de ciudad como “Colonia Iulia Romula Híspalis”.         



       Otras calles que aquí convergen, son la de San Pablo, así rotulada por el cercano convento dominico, y por la que hemos llegado desde la Plaza de la Magdalena.

       Y la de Gravina, levantada sobre el lienzo de muralla que unía las puertas Real y de Triana, estando dedicada a la memoria del ilustre marino Don Federico Gravina.[ii]

         

          Las calles Zaragoza y Santas Patronas que también confluyen junto a esta Puerta de Triana, las dejo para dedicarles los próximos escritos.







[i]   VÉASE LOS HERCULES DE LA ALAMEDA PUBLICADO EL 14 DE DICIEMBRE DE 2013.

[ii]  VÉASE LA CALLE GRAVINA PUBLICADA EL 11 SEPTIEMBRE DE 2017.

lunes, 30 de abril de 2018

LA PUERTA DE TRIANA.


LA PUERTA DE TRIANA.

         

          En la confluencia de las calles San Pablo, Zaragoza, Santas Patronas y Reyes Católicos, un rotulo nos indica que en ese lugar estuvo la Puerta de Triana.

        Cuando paseas por Sevilla y te encuentras con placas como esta, se te enciende el alma al pensar en los muchos monumentos derribados, que hoy, aun más, hermosearían la ciudad.



MAQUETA PUERTA DE TRIANA.

          ¡Puerta de Triana! La más artística, la más bella de cuantas en la ciudad había. ¿Qué delito cometiste para que el Ayuntamiento, mal llamado popular, decretaran como primer acuerdo, el proceder a tu demolición sin levantar mano? ¡Como no fuera el de ser artística, el de ser bella![i]

          Esta Puerta, el acceso más directo al barrio trianero, construida en estilo renacentista a finales del siglo XVI sobre otra anterior musulmana, fue mandada derribar por el Cabildo Municipal nombrado por la Junta Provincial Revolucionaria en 1868[ii].   

          Como dato histórico comentaré, que en 1729 el rey Felipe V hace su entrada en Sevilla por esta Puerta de Triana, instalándose la corte en nuestra ciudad hasta 1733. Tan complacido estaba con Sevilla que dijo: que era de extrañar hubiesen sus antecesores llevado de aquí la Corte.[iii]

          El próximo paseo lo haré por algunas de las calles que confluyen en el mismo lugar que estuvo esta Puerta.







[i]    ESTE PÁRRAFO ESTÁ TOMADO DEL LIBRO APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA REVOLUCIÓN DE SEPTIEMBRE DE 1868 DE JOSE MARIA TASSARA Y GONZALEZ, PROHOMBRE SEVILLANO (1892-1949) MILITAR, POLITICO, ESCRITOR Y PERIODISTA.

[ii]   SOBRE EL ATENTADO AL PATRIMONIO MONUMENTAL Y ARTISTICO POR DERRIBO DE PUERTAS, MURALLAS, TEMPLOS Y CONVENTOS VÉASE EL LIBRO MENCIONADO EN LA NOTA ANTERIOR.

[iii]       JUSTINO MATUTE ANALES DE SEVILLA TOMO I AÑO 1729.