sábado, 25 de marzo de 2017

EL MONASTERIO DE LA CARTUJA II. FUNDACION Y 400 AÑOS DE ESPLENDOR.


EL MONASTERIO DE LA CARTUJA II.

FUNDACIÓN Y 400 AÑOS DE ESPLENDOR.

       A orillas del Guadalquivir, en una de las cuevas producidas por las continuas extracciones de arcillas a lo largo de los tiempos, apareció a mediados del siglo XIII según cuenta la leyenda,  una imagen de la Virgen a la que se levantó una ermita.



LA VIRGEN DE LAS CUEVAS PROTEGE CON SU MANTO A LA ORDEN DE LOS CARTUJOS.


FRANCISCO DE ZURBARÁN  MUSEO DE BELLAS ARTES DE SEVILLA.

          Fue tanta la devoción a esta imagen conocida como la Virgen  de las Cuevas, que en estos terrenos el Arzobispo de Sevilla Don Gonzalo de Mena funda en 1400 el Monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas.

Don Gonzalo de Mena fallece en 1401 víctima de la epidemia de peste que asola a la ciudad.


El Patronazgo del Monasterio pasa al noble sevillano Per Afán de Ribera (1338-1423)[i] que aporta los caudales necesarios para la construcción de la iglesia y para el mantenimiento del resto de dependencias, a cambio se le concede el privilegio para él y su linaje a ser enterrados en el Monasterio.


          Y comienza para la Cartuja un periodo de esplendor que durara cuatro siglos. Favorecida por los privilegios y mercedes de reyes y nobles, alcanza un fabuloso patrimonio material y artístico, entre los que hay que incluir la cría de los bellos y magníficos caballos cartujanos.

Este patrimonio en su mayoría de fértiles tierras, producía unas cuantiosas rentas, cuya mayor parte dedicaban a alimentar y socorrer a la población sevillana más pobre y necesitada.



LA PUERTA DE LAS CADENAS, AL FONDO LA IGLESIA,

VISTA DESDE EL PATIO DEL AVE MARÍA.



Ahora, después de dar un agradable paseo por la extensa zona de jardines y huertas plantadas de naranjos, cipreses y otros muchos árboles, cruzo el patio del Ave María, y tras pasar la Puerta de las Cadenas adornada con los escudos de la Orden y del fundador de la Cartuja, me encuentro  ante la iglesia.



PORTADA GÓTICA.

La portada por la que se accede al interior, tiene un arco ojival de estilo gótico, y en la parte superior destaca una vistosa claraboya, grande, circular, rodeada de ancha cenefa de azulejos polícromos en forma de rombos.


               El templo construido entre los años de 1.410 y 1.419 es de una sola nave, en la que se admira la bella cúpula gótica del presbiterio y la cubierta de la nave.



CUBIERTA GÓTICA DE LA IGLESIA.

          Aparte de las exposiciones de arte contemporáneo, sus muros están vacios del cuantioso patrimonio religioso y  artístico cartujano, retablos, altares, orfebrerías, enseres religiosos, esculturas, imágenes, cuadros, etc. todos desaparecidos,  estarán causando devoción y admiración en otros templos y museos.



SACRISTÍA MARCO BARROCO.

          En la sacristía se pueden contemplar, los tres marcos de yeserías barrocas, como el que vemos en la foto, que enmarcaron  la serie de óleos: la Virgen de los Cartujos, San Hugo en el refectorio y la visita de San Bruno a Urbano II, que pintara Francisco de Zurbarán para este lugar, obras que afortunadamente podemos ver en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

          De uno de ellos, el que representa a la Virgen de los Cartujos protegiendo con su manto a los monjes, se inserta una foto al inicio de este escrito.

          También en la Sacristía de los Cálices de nuestra Catedral, podemos rezar a la magnífica imagen del Cristo de la Clemencia, que tallara Martínez Montañés por encargo del arcediano y canónigo Vázquez de Leca y que este donara en 1614 al monasterio, donde estuvo presidiendo la capilla de Santa Ana durante más de doscientos años.

          En la cripta de esta capilla, estuvieron sepultados durante varios años los restos de Cristóbal Colon, pero esa historia la dejo para más adelante.

          Ahora es el momento de seguir la visita paseando por el Claustro Chico y volver a los Riberas.









.



[i] LA CALLE PERAFAN DE RIBERA QUE VA DESDE LA RESOLANA ESQUINA A LA TORRE DE LOS PERDIGONES HASTA LA CALLE DON FADRIQUE ESTA DEDICADA A SU MEMORIA.

martes, 14 de marzo de 2017

EL MONASTERIO DE LA CARTUJA DEL SIGLO XIX AL PRESENTE.


EL  MONASTERIO DE LA

CARTUJA DE SEVILLA I.

DESDE EL SIGLO XIX AL PRESENTE.



MONASTERIO DE LA CARTUJA. PORTADA PRINCIPAL.

          Me encuentro en el Monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas,  al que vengo a visitar siguiendo las huellas de la familia Ribera, que si bien vivieron en la “Casa de Pilatos”, aquí en este monasterio están enterradas varias de sus generaciones[i].  

          En mi paseo observo, que en las dependencias del que fuera otrora un lugar dedicado a la oración y la meditación, actualmente se ubican organismos de la Junta de Andalucía  dedicados al arte y la cultura, como el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, la Universidad Internacional de Andalucía y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

          Por cierto las exposiciones, seminarios, talleres, etc., sobre arte contemporáneo, se exhiben  y desarrollan en espacios privilegiados del monumento, como la iglesia del siglo XV, capillas y estancias anexas.

          La instalación de estos organismos de la Junta, así como los años en que el monasterio fue expropiado y convertido en fábrica de loza, pertenecen a una etapa muy interesante que comprende desde el inicio de su decadencia en el siglo XIX, hasta el auge y florecimiento como conjunto monumental en estos últimos años.

          A esta parte de su historia voy a dedicar estas líneas, de los Riberas trataremos más adelante.

          Las primeras vicisitudes para los cartujos comienzan en 1810 durante la guerra de la Independencia, los monjes ante el temor a los franceses abandonan el monasterio, las tropas invasoras lo expolian y ocupan convirtiéndolo en cuartel, profanando la iglesia que utilizan  como cuadras.

          Entre todo lo que expolian y según  la tradición, se encuentra una obra de arte culinaria: la receta de la tortilla cartujana.

          Los monjes según las reglas de su orden no comían  carne, para suplir este alimento cocinaban con huevos y aceite una tortilla que llamaron cartujana, los franceses se llevaron la receta y desde entonces le dieron el archifamoso nombre de  “tortilla francesa”.

          Pero que conste, esta modalidad de tortilla es un invento de los monjes cartujos de Santa María de las Cuevas y no de los franceses.

          Años más tarde marchados los franceses, los monjes vuelven, pero por pocos años, en 1836 con la Desamortización de Mendizábal que decreta la extinción de órdenes religiosas, los monjes son expulsados, abandonando definitivamente el monasterio, que pasa después de 400 años de vida contemplativa a propiedad del estado.

          En 1841 el monasterio que había sido comprado por el comerciante inglés Carlos Pickman, es transformado sin alterar sustancialmente las dependencias monacales, en la Fábrica de loza y cerámica la Cartuja.





HORNOS ESTILO BOTELLA. FABRICA CERAMICA DE LA CARTUJA.

                    En los más de cien años realizando esta actividad industrial, sus porcelanas adquirieron tanta fama que la Cartuja es conocida en todo el mundo.



HORNO DE LA CARTUJA.

          En 1964 el conjunto es declarado Monumento Nacional, en 1982 se expropia por el estado que lo transfiere a la Junta de Andalucía.

          Y llegan los años previos a la Exposición Universal de 1992, el monasterio se rehabilita y en sus dependencias se instala la sede del Pabellón Real de la Expo 92,         se crean e instalan como dije al principio de este escrito, el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, la Universidad Internacional de Andalucía y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, cuyas actividades lo salvan del olvido y la ruina.

          Ahora que conocemos su situación actual, el próximo escrito lo voy a dedicar al periodo de esplendor y prosperidad que tuvo el monasterio y que abarca desde su fundación en 1400,  hasta el inicio de su decadencia en 1810.



[i]  NI TODOS LOS RIBERAS VIVIERON EN LA CASA DE PILATOS, NI TODOS ESTAN ENTERRADOS EN ESTE MONASTERIO.  

viernes, 3 de marzo de 2017


“LA CASA DE PILATOS”.

PASEO POR EL PALACIO.



          En las páginas anteriores comentaba sobre el legendario y popular nombre de “Casa de Pilatos”, así como de otras series de leyendas relacionadas con el palacio, el día de hoy lo voy a dedicar a visitarlo.

          Don Fadrique Enríquez de Ribera viajó entre los años 1518 y 1520 de peregrinación a Tierra Santa, quedando impresionado al pasar por Italia con las manifestaciones artísticas del renacimiento.

         De vuelta a Sevilla amplió y reformó el edificio de  sus padres con estas bellas formas arquitectónicas, por ello encontramos en él una combinación de estilos que lo convierten en uno de los palacio más bellos e interesantes de Sevilla.
       Ya en la antesala que forma la plaza ante la fachada, empezamos a constatar la grandeza de este monumental palacio.



PORTADA PRINCIPAL, CRUCES DE JERUSALEN Y CRUZ PRIMERA ESTACIÓN VIA CRUCIS.

       Lo primero que centra nuestra atención, es la magnífica portada principal renacentista de mármol en forma de arco triunfal, y labrada en Génova en 1529. Se adorna con dos medallones de emperadores romanos, y se culmina con un friso relativo a la construcción, flanqueado por el escudo de los Riberas.

        La fachada se remata con una crestería gótica, en cuya parte central, tres Cruces de Jerusalén con la inscripción grabada en la piedra:“4 días de Agosto 1519 entró en Jerusalém”, nos recuerdan el viaje y la llegada de Don Fadrique a los Santos Lugares.

          A la izquierda de la portada, en el interior de una hornacina, una cruz en mármoles de colores señala la primera estación  Cristo condenado a muerte, del Vía Crucis instaurado por Don Fadrique en 1521.

          En la otra fachada, encima del portalón por donde vamos a pasar al interior, podemos contemplar el conocido popularmente como “balcón de Pilatos o del Ecce Homo”.



BALCÓN DEL ECCE HOMO.

          En él la tradición sevillana, cree que fue donde Jesús llevando la corona de espinas, la caña y el manto púrpura, fue presentado al pueblo por el gobernador o pretor romano Poncio Pilatos diciéndoles: “Ecce Homo[i]”= he aquí el hombre.

          Y el interior del palacio es indescriptible, no hay pluma que lo cuente, hay que venir a verlo, aquí se mezclan gratamente las bellezas arquitectónicas y artísticas de los estilos góticos, mudéjar y renacentista, componiendo un verdadero museo de estatuas, azulejos, artesonados, medallones, yeserías, mármoles y columnas traídas de Italia, etc.

         He dado un agradable paseo por los jardines, contemplado en la Capilla de la Flagelación, el pilar donde supuestamente fue Jesús atado y azotado, admirando los diversos salones con nombres tan sugestivos como Salón Pretorio, Gabinete de Pilatos, de los Jueces o Dorado, todos adornados con azulejos y cubiertos con artesonados mudéjares a cual más bello y artístico, y me encuentro en el Patio Principal eje central de todo el edificio.



          Este hermoso patio se adorna con una hermosa fuente sobre cuatro delfines, labrada al igual que las columnas, en Génova en 1529, y coronada por el Dios Jano bifronte[ii], cuatro grandes estatuas de mármol griegas y romanas que representan a Minerva, Atenea, Ceres y  una danzarina o Musa, ocupan las esquinas del patio.



DIOSA MINERVA. SIGLO I.

 


DIOSA PALAS ATENEA SIGLO V a.C.
DIOSA CERES
MUSA O BAILARINA CON PANDERETA.
            Desde el patio y por una monumental escalera, cubierta con cúpula de media naranja dorada, réplica de la del Salón de Embajadores de los Reales Alcázares, se sube a las estancias de la planta alta.  En ellas podemos admirar ricos tapices, lámparas, alfombras, muebles, una interesante colección de pinturas, y un techo pintado magistralmente por Francisco Pacheco en el que se representa “la Apoteosis de Hércules”.



            Los próximos días los voy a dedicar a visitar el antiguo Monasterio de la Cartuja, entidad religiosa que estuvo muy vinculada a la familia Ribera, en ella se pueden admirar sus sepulturas, entre las que destacan por su grandiosidad en bello estilo  renacentistas, las que Don Fadrique mandara construir para sus padres Doña Catalina de Ribera y Don Pedro Enríquez.









           

         

                   







[i]  R-A-E. ECCEHOMO= PERSONA LACERADA, ROTA, DE LASTIMOSO ASPECTO.

[ii]  DE DOS CARAS.

martes, 21 de febrero de 2017


OTRAS LEYENDAS DE LA

CASA DE PILATOS

          No todas las leyendas que se han creado sobre este palacio, están relacionadas con Poncio Pilatos, las hay diversas y de curiosidad extrema, como es el caso de las que cuento a continuación.


            EL GALLO DE LAS NEGACIONES DE SAN PEDRO.

          Conocemos el viaje que Don Fadrique Enríquez de Ribera hizo a Tierra Santa, y el Vía Crucis que a su regreso instauró entre el palacio y la Cruz del Campo, que dio origen al nombre de “Casa de Pilatos”.

          Pero la imaginación popular va mucho más lejos, cree que en este viaje, Don Fadrique adquirió las cenizas del gallo que cantó cuando San Pedro negó por tres veces a Jesús.


                                                   EL GALLO DE LAS NEGACIONES.


           Por ello en uno de los tramos de la monumental escalera, podemos ver la pintura de un gallo en un pequeño nicho, donde según la tradición, se guardaron las cenizas de aquella histórica ave.

        
              LAS CENIZAS DE TRAJANO.
            Esta otra muy interesante leyenda, refiere que a Per Afán Enríquez de Ribera,(1509-1571) primer Duque de Alcalá, Virrey de Nápoles y sobrino de Don Fadrique Enríquez de Ribera, le regaló el Papa Pio V una costosa urna que contenían las cenizas del Emperador Trajano.

          Tan valiosa posesión fue enviada a su “Casa de Pilatos” en Sevilla, donde se colocaron en el lugar más destacado de la biblioteca.

          Allí estuvieron, hasta que un sirviente en un descuido al limpiar la urna, dejó caer las cenizas en el jardín, desde entonces la leyenda afirma que en estos terrenos se encuentran esparcidos los restos de este Emperador sevillano.

            LA CABEZA DEL REY DON PEDRO.
           En una de las paredes del patio del Apeadero, se encuentra colgado un busto de piedra con la cabeza de este rey.



          Dice la tradición que estamos ante la primitiva cabeza, que este monarca, a raíz de los sucesos del Candilejo  mandó colocar en la calle Cabeza del Rey Don Pedro, donde estuvo colocada hasta 1630, año que fue sustituida por el actual busto de medio cuerpo.[i]

          Don Fernando Afán Enriquez de Ribera Tercer Duque de Alcalá[ii],(1583-1637) la adquirió para colgar en su palacio la cabeza de un enemigo secular de la familia Enríquez.[iii]

             Las causas y motivos de la enemistad de los Enríquez con el rey Don Pedro según las crónicas fueron  las siguientes:

          El linaje de los Enríquez se inicia en Alonso Enríquez de Castilla, cuyo padre Don Fadrique Alfonso de Castilla, Maestre de Santiago, murió asesinado en en los Reales Alcázares de Sevilla por orden de su hermanastro el rey Don Pedro, Alonso tenía tan solo seis años.

          De mayor en la primera guerra civil castellana, luchó contra su tío el rey Don Pedro, al lado de su otro tío Don Enrique de Trastamara.



             LA MUJER BARBUDA.

          Esto no es leyenda, es un hecho real tan interesante que vamos a contar su historia.

          En una pequeña estancia de la planta baja, encontramos un retrato de “la mujer barbuda”.  Este que vemos es una copia en cerámica, el óleo original se encuentra en el Museo del Prado.




          Don Fernando Afán Tercer duque de Alcalá, era un gran coleccionista de obras de arte, sintiendo predilección por las dedicadas a personas con defectos corporales. 

         Siendo Virrey de Nápoles, en 1631 encarga al pintor José de Ribera conocido como “el españoleto” el retrato de Magdalena Ventura, considerada en su tiempo por su copiosa barba y rasgos masculinos como un fenómeno de la naturaleza.

             El cuadro obra maestra de la pintura, representa a esta mujer  napolitana de 52 años que padecía de hirsutismo en su lado más humano, la retrata junto a su resignado esposo y amamantando a su recién nacido hijo. Es tanto el grado de hirsutismo, que diréis como digo yo, más que mujer con barba, parece hombre con pecho de mujer.

           La enfermedad de hirsutismo, se caracteriza por una excesiva producción de vello en cara, brazos y resto del cuerpo, unido a una virilización y desarrollo de caracteres masculinos en la mujer.



           Ya conocemos de donde proviene el nombre de “Casa de Pilatos” asi como otras de sus leyendas, mañana lo dedicaré a visitar el palacio.



[i]   VÉASE EN ESTE BLOG: LEYENDA DEL CANDILEJO Y CABEZA DEL REY DON PEDRO PUBLICADAS RESPECTIVAMENTE  EL 4 Y 14 DE JULIO DE 2016.

[ii]     SU ESTATUA SE ENCUENTRA ENTRE LOS DOCE SEVILLANOS ILUSTRES SITUADOS EN LA FACHADA LATERAL  DEL PALACIO DE SAN TELMO.

[iii]     VÉASE EN ESTE BLOG: LA PRIMITIVA CABEZA DEL REY DON PEDRO PUBLICADA EL 24 DE JULIO DE 2016.

sábado, 11 de febrero de 2017

LEYENDA DEL NOMBRE DE LA CASA DE PILATOS.


LEYENDA DEL NOMBRE DE LA

CASA DE PILATOS.



          He pasado unos días en el Museo de Bellas Artes admirando los óleos pintados por Zurbarán, y de nuevo me encuentro en la plaza de Pilatos ante el antiguo palacio de los Adelantados de Andalucía, actual residencia de los duques de Medinaceli, y popularmente conocido como “Casa de Pilatos”.

                                                ANTESALA DE ENTRADA A LA CASA DE PI LATOS A LA  DERECHA EL BALCÓN DEL ECCE HOMO.

          Este legendario nombre, al que quiero dedicar esta página, se encuentra muy vinculado al viaje de peregrinación que Don Fadrique Enríquez de Ribera primer Marqués de Tarifa, realizara  entre 1518 y 1520 a Tierra Santa y Europa.      

          Al regreso de este viaje, Don Fadrique reconstruyó y embelleció el edificio que habían  levantado sus padres Don Pedro Enríquez y Doña Catalina de Ribera en el siglo XV.

          El imaginativo pueblo sevillano, en la creencia de que Don Fadrique había edificado su palacio como una copia exacta del Pretorio de Poncio Pilatos en Jerusalén, comienza a identificarlo con el nombre de “Casa de Pilatos”. 

          La tradición afirma que el nombre de “Casa de Pilatos” es por el Vía Crucis que Don Fadrique, movido por su devoción y religiosidad, y queriendo  recordar para siempre lo vivido y sentido en los Santos Lugares, instauró en 1521 entre su palacio y el templete de la Cruz del Campo, creyendo  que era la misma distancia del recorrido que hizo Jesús con la Cruz sobre los hombros.  


                 ESTA CRUZ EN LA FACHADA DEL PALACIO SEÑALA LA PRIMERA ESTACIÓN DEL VIA CRUCIS.

          En este Vía Crucis, que sería el origen de la Semana Santa sevillana, la primera estación donde Jesús condenado a muerte es insultado y sacado entre burlas de la residencia de Pilatos, para iniciar su camino de sufrimiento hacia el monte Calvario, se sitúa en el interior del palacio

          Lo que hace que la voz popular comience a llamar al palacio “Casa de Pilatos”, y así se van bautizando diversas dependencias con nombres relacionados con el proceso a Jesús: gabinete de Pilatos; salón de los Jueces; capilla de la flagelación donde se encuentra la columna en la que se cree que Jesús fue azotado.
        O el balcón del Ecce Homo, galería que podemos ver desde la plaza, en ella y según la tradición, Pilatos presentó a Jesús coronado de espinas, azotado, y cubierto con manto púrpura ante el pueblo judío, exclamando ¡Ecce Homo, he aquí el hombre!.

          En la actualidad y desde 1986 el Vía Crucis se realiza en el interior del palacio el primer viernes de cada mes de marzo.

         

          Muchas son las leyendas que guarda este antiquísimo edificio,  y a ellas les voy a dedicar el próximo escrito. 








viernes, 3 de febrero de 2017

ZURBARAN EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE SEVILA.


ZURBARAN EN EL MUSEO

DE BELLAS ARTES DE SEVILLA.

       Pasear por las distintas salas de este Museo, contemplando las esplendidas obras de artes de grandes y afamados artistas es un verdadero lujo y placer.

          Siguiendo lo iniciado en días atrás, voy a continuar visitando a Zurbarán, del que la mayoría de pinturas que se exponen en este Museo se encuentran en salas de la primera planta.



ZURBARÁN EL NIÑO DE LA ESPINA.

          Una de las obras que más me gustan de este artista y que siempre me ha atraído es el óleo titulado “el Niño de la Espina”.           Esta sencilla composición se centra en el Niño Jesús, que se coge el dedo del que sale una gota de sangre, por haberse clavado una espina de la corona que estaba haciendo y que tiene sobre sus rodillas.

          La iluminada cabeza, muestra un rostro pensativo, quizás presagiando los profundos sufrimientos que le esperan.

          El ambiente de la escena se complementa con unos interesantes elementos, como la túnica gris con grandes pliegues, la cortina roja y el artístico bodegón compuesto por un jarrón de cristal con flores, un pájaro y un libro.

          Tres son los Crucificados que se exponen, y que sobrecogen por su realismo,  dos que alzan la cabeza en el momento de expirar,  y otro muerto con la cabeza sobre el pecho.



CRUCIFICADO EXPIRANDO.

          Continúo deambulando por la sala admirando sus obras, entre las que se encuentran la Virgen del Rosario, diversos Santos y Padres de la Iglesia, hasta llegar ante el conjunto que pintara para el Monasterio de la Cartuja de Sevilla, formado por: “La Virgen de los Cartujos”, “San Hugo en el refectorio” y la “Visita de San Bruno a Urbano II”.



SAN HUGO EN EL REFECTORIO.

          De estos cuadros llenos de detalles artísticos, siempre me ha llamado la atención los matices y variaciones del blanco de los hábitos, color que consigue con la genial maestría de un pintor considerado “virtuoso del blanco”.



SANTAS TALLER DE ZURBARAN.

          Finalizo el paseo con las santas. Muchas fueron las esplendidas series de santas vestidas con suntuosos ropajes que realizó Zurbarán, era tanta la demanda que tuvo muchos imitadores, las que aquí se exponen atribuidas a su taller, proceden de la iglesia del antiguo Hospital de la Sangre[i].        

          Mi pluma es pobre para describir tanto arte y belleza, por ello permitidme un consejo, visitad el Museo.    

          Mañana continuaré por la Plaza de Pilatos.

         



[i]  ACTUAL SEDE DEL PARLAMENTO DE ANDALUCIA.